Tramitar el RFC no significa pagar impuestos

Tramitar el RFC no significa pagar impuestos

Para nadie es un secreto que México, como muchas otras naciones de América Latina, ha combatido por años, sin tener mayor éxito, con la plaga de la pobreza. La nación, conocida históricamente por su inmensa densidad poblacional, no ha podido ofrecerle a muchas de sus ciudadanos, por una u otra razón, un estándar alto de calidad de vida.

Más allá de las denuncias de corrupción y mal manejo de la economía que recaen, de manera irremediable, sobre las autoridades del gigantesco país del norte de América, el décimo segundo más poblado de nuestro planeta con unos 130 millones de habitantes, el estado ha buscado diversos mecanismos para aumentar sus ingresos y de esa manera, como dicta el deber ser (obviando que algunos funcionarios no lo cumplan), destinar una alta inversión de carácter social.

Una de estas medidas, y que ya está asentada desde hace décadas en el territorio mexicano, es el Registro Federal de Contribuyentes, conocido popularmente como el RFC gracias a sus siglas. Este documento, entre otras cosas, busca reducir a un índice bajo, muy pero muy ínfimo, la tasa de evasión de impuestos, un delito que significa un fuerte golpe para las arcas de la nación azteca.

Temor infundado

Muchas personas, al tener márgenes de ganancias medios o bajos por las actividades económicas que realizan dentro del amplio territorio mexicano, deciden no tramitar el Registro Federal de Contribuyentes con el temor, bastante infundado, de que tengan que pagarle al estado cantidades que, de una manera u otra, los afectes de gran manera en el aspecto económico.

Este temor, claro está, no tiene razón de ser. Y es que, al contrario de lo que piensan muchas personas, tramitar el RFC no significa, de manera directa, que debas cancelar impuestos a partir del próximo año fiscal. De hecho, eso está muy lejos de la realidad.

Y es que, básicamente, este documento no es más que un fiel registro de todas y cada una de las personas que llevan a cabo actividades comerciales en el territorio mexicano. De esta manera, eso sí, los organismos correspondientes pueden determinar quienes cumplen los patrones necesarios para ser considerados contribuyentes en ejercicios o, en cambio, cuáles podrían serlo en un futuro cercano.

Por ejemplo, esto lo podemos ver en el caso de los menores de edad, mayores de 16 años, que tramitan el Registro Federal de Contribuyente. Ellos, claro está, no están obligados a pagar impuestos; simplemente empiezan a formar parte de los posibles declarantes en un futuro.

Como saber el RFC de una persona

Como saber el RFC de una persona

A muchas personas les interesa entender el procedimiento relacionado con cómo saber el RFC de una persona, ya sea porque necesitan adicionar a un individuo a su plantilla laboral o bien porque desean verificar la identidad del ciudadano con el que están realizando una transacción.

En caso de que no lo sepas, el Registro Federal de Contribuyentes, fue creado por la SHCP con el propósito de tener algún instrumento que les brindara la oportunidad de llevar un control con respecto a la recaudación de impuestos que se hacían durante un año fiscal.

Para ello, se decidió dividir a los contribuyentes en dos grandes grupos. El primero de ellos conformado por las Personas Físicas, quienes son los individuos que laboran en una organización lícita y que por ende reciben un pago por los servicios que prestan a la compañía.

También dentro de esta categoría se debe añadir a quienes realizan actividades por su cuenta, es decir, son trabajadores independientes y cobran honorarios.

El segundo gran conglomerado de contribuyentes es el de las Personas Morales. Éstas son empresas que fueron creadas con la utilización de capital privado.

Cálculo del RFC

El RFC es una clave alfa numérica, es decir, un código compuesto por números y letras que se le otorga a las organizaciones personas que así lo solicitan. Es un trámite completamente gratuito.

Para que el cálculo de RFC se lleve a cabo de manera correcta, el Servicio de Administración Tributaria necesita contar con los datos personales del interesado.

En la actualidad, es posible llevar a cabo un pre registro a través de Internet, con el uso de la Clave Única de Registro de Población o bien de forma completamente manual.

El ciudadano debe colocar además de su nombre completo y fecha de nacimiento, la ubicación de su domicilio fiscal. O sea, el lugar en donde desea recibir notificaciones por parte de las autoridades.

De igual forma, es indispensable que la persona proporcione una dirección de correo electrónico que se encuentre vigente.

Como saber mi RFC

La conformación de un trámite de RFC con Homoclave, se compone de los siguientes elementos que se enlistan a continuación:

– La inicial del apellido paterno.

– La primera vocal interna del apellido paterno.

– La inicial del apellido materno.

– La inicial del primer nombre de pila, en tanto éste no sea José para el caso de los varones o María para las mujeres. Por supuesto, que, si alguno de esos dos nombres es el único que tiene en el ciudadano, se colocará J o M respectivamente.

– La fecha de nacimiento empezando por el año, luego por el mes y finalmente por el día, hasta completar seis casillas en total (dos para cada elemento).

-Las últimas tres posiciones del RFC, corresponden a lo que se denomina como Homoclave y que no es otra cosa que un código especial creado por el SAT, para evitar que se tengan registros duplicados.

Además de vigilar que cada clave sea distinta, el SAT también se encarga de asegurarse de que todas las operaciones que se realizan en la frontera, se lleven a cabo con lo dispuesto en la ley.

Recibir carta de invitación no significa darte de alta en RFC

Si bien es cierto que estar registrado en el Registro Federal de Contribuyentes es una obligatoriedad a la hora de realizar ciertos documentos y planificaciones en el ámbito presupuestario de la nación, no existe tal pena o multa por no estarlo, así como tampoco el recibir una carta de invitación por parte del estado mexicano para que te inscribas en él.

Esta invitación puede venir por parte del servicio de administro tributaria (SAT) para que pases a formar parte de la población activa que destina su dinero al pago de impuestos, esto debido a que la red bancaria está conectada con la plataforma del SAT por lo que si usted percibe una cantidad de 20mil pesos en la cuenta y no es justificada o mediante trabajo deberá declarar el 30% al impuesto sobre la renta como parte de las leyes pensionarias.

A pesar de que canceles y pagues los impuestos no signifique que debas inscribirte, así como tampoco aplica para las personas que viven dentro de México pero dependen de las remesas de familiares que viven en los Estados Unidos, estas personas si no trabajan o desempeñan cualquier tipo de actividad no serán obligadas a tener que inscribirse en el RFC.

La idea de mandar este tipo de cartas de invitación a las personas es con la finalidad de acercar a las personas un poco más a la administración pública aunque como bien indica Raúl Carbajal quien es especialista en materia fiscal, esto no debe ser una imposición por parte el estado.

“Para las personas que no realizan ningún tipo de actividad, esto debe ser simplemente un memorándum pero sin ningún tipo de reprimenda, debido a que si no recibe dinero de una empresa o ningún tipo de trabajo físico no debe pagar ningún tipo de impuesto al estado mexicano” precisó Carbajal.

Carbajal también señaló que es importante estar al pendiente de todas transacciones debido a que luego del impulso de la nueva reforma hacendaria, el estado puede ver el tipo de transacciones que ocurren en los bancos, por lo que puede desentramar cualquier tipo de blanqueo de fondos o de bienes.

A su vez recordó que en caso de inscribirte en el RFC debes tener un trabajo estable y una manera amplia de demostración de que tienes un trabajo, o te ganas la vida de manera legal y puedas pagar tus impuestos legales.

La Clave Única de Registro de Población presente en la Credencial Única de la Administración Pública Mexicana

Como en tantos otros documentos, la Clave Única de Registro de Población ya está incorporada a la Credencial Única de la Administración Pública. Cabe recordar que esta acreditación otorgada por el Estado a sus empleados es un registro de funcionarios públicos que prestan servicios en las dependencias gubernamentales.

El objetivo es crear una base de datos de personal activo y retirado, las causas de su baja del cargo, el tiempo de servicio y las unidades de adscripción durante ese intervalo. Esto complementa el control que busca  ejercer la Administración Pública sobre sus trabajadores como parte de las políticas en las cuales se busca la transparencia en el ejercicio de los cargos públicos. La Credencial es expedida mediante jornadas de carnetización en los organismos públicos y provee al portador de los beneficios de realizar trámites ante otras instancias de forma expedita.

En este sentido, la integración de la clave CURP permite al funcionario poseer la clave única sin realizar este trámite por separado, es decir, en el mismo proceso de acreditación se lleva a cabo la asignación de clave.

La incorporación de CURP

En cuanto a agilización de trámites, la adición de la clave CURP en el procedimiento de expedición de credencial es una ventaja para el empleado, quien pudo realizar dos gestiones en una. Pero los beneficios para la Administración Pública van más allá al registrar en el CURP al funcionario público como tal, vale decir que en la información del sistema también se encuentra ese dato que señala al sujeto como trabajador gubernamental de X dependencia. Con ello se concatenan ambas bases, incorporando de manera automática los datos de los empleados de la Función Pública al CURP.

Con ello se amplía la data que el sistema tiene de las personas registradas, pues mientras más señas haya de los sujetos inscritos, mayor concentración de diligencias en un instrumento único y existen más bases enlazadas, hasta que se puedan migrar todas a una en un futuro cercano. Por lo pronto la interconexión y tráfico de datos en tiempo real es un adelanto encomiable, sin embargo, la meta es la migración definitiva de todos los datos de cada base pública a una plataforma central, pero con independencia de uso.

Para los mismos empleados de la Administración, incorporar el CURP en la Credencial Única es una ventaja adicional, pues en la misma se reflejan varios de sus datos personales tales como nombres, apellidos, cargo y dependencia pública, además del código alfanumérico de 18 dígitos del CURP, con lo cual el trabajador sólo debe presentar su acreditación en la entidad donde desee realizar la petición. En este punto se ha ahorrado la cantidad de constancia que debe tener siempre consigo para las diligencias ante la Administración y supone un ahorro de material al no tener que imprimir acuse de recibos.

Este paso es una utilidad más para el resguardo de información dentro del marco de la Seguridad Nacional, aportando un piso jurídico a la protección de datos y a la simplificación de trámites administrativos en todos los niveles de gobierno.

Imprimir mi CURP

Antes de empezar a buscar información relacionada con como imprimir mi CURP, pensé que me encontraría con una situación muy difícil de llevar a cabo, pues he visto que algunos trámites que se hacen por Internet, tardan mucho tiempo en realizarse.

Sin embargo, fui a la oficina del Registro Civil más cercana a mi domicilio y le pregunté a la persona que me atendió, como podía imprimir mi CURP gratis.

Imprimir mi CURP

Me explicó que el procedimiento es muy veloz y que sólo se necesita un ordenador que pueda conectarse a Internet. Eso quiere decir que no importa qué tipo de sistema operativo tenga instalado.

Eso significa que las personas que ya nos hayamos registrado en los módulos CURP, podemos tener la oportunidad de imprimir una copia de nuestra constancia, sin importar el lugar en donde estemos, ya que por ejemplo lo podemos llevar a cabo desde nuestro trabajo, un café Internet, una biblioteca o desde nuestra casa.

También mencionó que el sitio es seguro, ya que se encuentra infectado para evitar la intrusión de terceros cuando un internauta está llevando a cabo una “consulta de CURP”.

Por si eso fuera poco, cuando la consulta finaliza, la base de datos del sitio web queda en blanco, evitando que el historial de búsqueda de CURP haya quedado almacenado en la computadora. Esto resulta de gran utilidad, sobre todo si el ordenador que usamos con frecuencia, también es utilizado por otras personas.

Cualquiera que sea el caso, para poder imprimir la CURP, hay que entrar a la página:

https://consultas.curp.gob.mx/CurpSP/inicio2_2.jsp

El paso siguiente consiste en prestarle atención al código de verificación ubicado en la esquina superior derecha de la pantalla principal de esta web. A este elemento lo podemos definir como un rectángulo cuadriculado, mismo que contiene en su interior cinco caracteres (pueden ser números o letras). En algunas ocasiones es posible visualizarlo a todo color, en tanto que, en otras, sólo se muestra en blanco y negro.

Hay que considerar que este código se genera de manera aleatoria. Esto significa que cada vez que ingreses a la página para obtener la CURP, tendrás que colocar una combinación alfa numérica diferente.

Algo que no muchas personas te dirán es que para que la consulta de mi CURP, se realice sin inconvenientes ni contratiempos, será necesario usar únicamente minúsculas o mayúsculas. Desde luego hay personas que combinan ambas y que no han tenido problemas para reimprimir la CURP.

El punto fundamental es que bajo ninguna circunstancia incluyas acentos, pues esos caracteres no están dados de alta en el sistema.

Después de que hayas concluido con la localización de la CURP nuevo formato, deberás elegir qué versión es la que quieres imprimir: En escala de grises o a color.

Por los demás parámetros de configuración no debes preocuparte, ya que al tratarse de una constancia oficial almacenada en un fichero PDF, cuenta con la particularidad de que conservará las propiedades del original.

No obstante, queremos recordarte que las hojas que debes utilizar para esta encomienda, son de papel bond blanco tamaño carta.